25 de marzo de 2008

Theo

Voy a cambiar un poco de gato.

Theo irrumpió en el departamento de palermo de mis tíos. Irrumpió porque no eran, exactamente, "cat people". De gatito Theo fue un poquito agresivo: mordisqueaba un poco, arañaba un poco. Mas notoriamente, era adicto a la goma. Lo operaron una vez (casi dos) por comerse ojotas. Despues que se les pasó el susto por el gato, y vieron la factura de la operación, mis tíos tuvieron mas cuidado en dejar objetos de goma al aire libre.


Pero fue aún mas notorio por haber mordido sistematicamente a prácticamente todas las mujeres de la familia. Incluida a mí. Dos veces.

Un antropólogo se divertiría inmensamente con esta práctica de dejar al gato morder para aumentar la camaradería familiar. Un psicólogo se divertiría aún mas. Pero nada de eso va a suceder.


Theo empezó mordiendo una enfermera, y despues pierdo la cuenta de exactamente en que orden siguió mordiendo. Pero mordió a su dueña (dos veces), a mi prima, a mi hermana (creo que también dos veces), a una cosmetóloga insuspecta, a la empleada de mi tía, y seguro que me estoy olvidando de alguien!

Y sin embargo, todos queríamos a ese gato.




Este gato aterrorizó a muchos y obligó a organizar mucho de la vida de mi tía a su alrededor. Este gato tenía un veterinario común y un veterinario homeópata. Si. Theo, para mejorar sus problemas de sociabilidad con las mujeres de la familia, tomaba flores de Bach. Le encantaban. Sospecho que como no sabía cuanto costaban, no le hacían ningún efecto.

Theo convivió con Mimí. Sobre esa relación escribo el post que viene.

22 de marzo de 2008

Advertencia

Llega la pascua, y en algunos países del mundo, algunas personas, por alguna razón, disfrazan a sus gatos de conejos de pascua. Esto no solo humilla a los dueños de dichos gatos, sino también a los propios gatos.

Los gatos del mundo nos piden que disfrutemos esta fiesta responsablemente.

Las próximas imágenes no son aptas para almas sensibles, pero sirven de advertencia: Aún si logra disfrazar a su gato (y salir ileso), el gato NO COOPERARÁ para las fotos! no insista!


21 de marzo de 2008

The naming of cats is a difficult matter


T S Elliot dedicó un libro entero de poemas a los gatos, The old possum´s book of practical cats (1981). Sobre ese libro, Andrew Lloyd Webber creó el musical Cats. Entre los poemas del libro, Elliot señala que los gatos deberían tener por lo menos 3 nombres: uno para todos los días, un nombre único, y uno que solo el gato conoce. El poema entero esta acá. Para los verdaderos fanáticos, el libro entero esta acá.
Lauro tuvo más de un nombre y múltiples etiquetas. Laurita, Lauro, El gato Lauro.
Pero también "el hermono" (contracción de hermoso minino)
"problemas mentales" (aunque dentro de la casa, la tenencia de la etiqueta fue siempre bastante disputada)
"el último emperador".
Valga la aclaración, el gato lauro no respondía a los llamados y todas estas etiquetas tenían mas que ver con necesidades internas de comunicación de la familia, al estilo de "¿Alguien vió a problemas mentales?" o "¿El hermono ya comió?"
Lauro convivió con varios gatos. Vale la pena notar un pattern de los nombres de los otros gatos: "gato blanco", "gato negro", "gatito gris".

Los dos últimos gatos trataron de tener nombre. Fido y Pitu. No persistieron.

Lauro era barcino (parte rayado, parte blanco). No estoy segura si fue eso que lo volvió inmune a la epidemia de nombrar a los gatos por su color, pero mientras vivió, ningún otro gato mereció nombre propio.

19 de marzo de 2008

Caracoles



Para los que se quedaron con el tema de los murciélagos y las traducciones… un dato de color: en italiano, Batman es ….el Uomo pipistrello!

17 de marzo de 2008

La inmarcesible belleza del gato Lauro

Al principio, hubo una gata naranja. Es uno de los pocos recuerdos que tengo de los 4 años. La gata naranja, a la que nos referiremos como "gata naranja" apareció un día en la puerta de nuestra casa y nos adoptó inmediatamente. No compartía ninguna de las características que muchos años mas tarde se atribuyen a los gatos de ese color (el 70% de los gatos naranjas son machos, por ejemplo, pero el tema del color naranja es mucho mas interesante dejarlo para otro post).

La gata naranja, aunque duró poco, tuvo alto impacto. La tuvieron que operar. Tuvo un embarazo ectópico (del que me acabo de enterar, chequeando con las fuentes primarias). Murió en la operación de Peritonitis.
En vez de hablarme del ciclo de la vida y como los leones se mueren y se transforman en el pasto que comen los antílopes (era el año 86, mucho antes que el Rey León)...me dijeron que la gata naranja "se había encontrado en la veterinaria con sus dueños originales y se había ido a vivir con ellos" (SIC)

No se en que estaban pensando mis padres, y yo bloqueé de mi memoria todo el shock post-trauma de abandono. Pero en ese momento, dejé de ir al Jardín de infantes.
Lo único que consiguió que vuelva fue otro gato.

Lauro llegó en moto a casa, traído en una bolsa de plástico. Papá era médico pero de alguna manera obvió que algunas reglas de la medicina se trasmiten bastante literalmente a la veterinaria. Lauro sobrevivió. Sobrevivir sería su marca registrada durante 20 años.

Valga la aclaración: Lauro fue llamado Laurita durante los primeros 6 años de su vida. Cuando lo trajeron, yo tenía 5 años y estaba en fase feminista rabiosa. si iba a ser mi gato, iba a ser NENA.

El gato Lauro fue una constante, el único bajo continuo en el concierto de jazz que es pasar de los 5 a los 25 años. Tengo material para rato con él, pero no vamos a dejar algo para mañana.
Para aquellos que no sepan que significa inmarcesible, la definición esta aqui

The end is near

Para compensar por la falta de posts el fin de semana, un poco de humor felino-apocalíptico

14 de marzo de 2008

Prehistoria felina; Pituto

Voy a empezar por la prehistoria. La mía, por lo menos.

Mis padres se conocieron, se casaron, y se fueron a Australia. En un período de 3 meses. Es una historia para otro post (u otro blog). Lo que viene al caso fue que sus vecinos australianos tenían un gato siamés Lynx-point. Eso significa en criollo que era un siamés con las extremidades y las orejas rayadas, sin duda producto de algún desliz inadvertido de algunos siameses muy bien capitalizado por sus criadores.

Mi madre le dio tantas veces de comer los camarones de su comida china que el gato replanteo su contrato social con las personas con las que vivía. Los vecinos australianos, gente práctica, aceptaron que no tenían interés en contraofertar los camarones y el gato cambió de “dueños”.

Pituto fue el primer tirano felino familiar del que tengo registros históricos. Entre sus hazañas, conseguió que le compren varios tipos de comida en lata, que por alguna razón se abrían todas a la vez y el gato no se dignaba a terminar. Ese gato fue el hijo primogénito en cierto sentido, por lo menos hasta que nací. No vino con mi padre y mi madre embarazada de mi a Argentina porque sospecharon que no sobreviviría el vuelo transpolar.

13 de marzo de 2008

Cats in the Belfry: Apología del robo inicial que sera subsanado con el tiempo

"Cats in the belfry" es el titulo de un libro que estoy robando desfachatadamente . Es a la vez un robo a "bats in the belfry", expresion que se traduce mejor (no como traducen las películas, aunque tampoco tenga nada que ver) como aquella persona a la que "le faltan jugadores/tornillos/caramelos en el tarro". Al que le dé curiosidad el tema de los murciélagos, la explicacion esta aquí.

Tener murcielagos en el campanario no me parece tan ingenioso. Tener gatos, however, tiene mas sentido, porque hay gatos involucrados en la cuestión.

Aquellas personas que creen que no les gustan los gatos no lo saben, pero esta especie ha logrado el sistema de dominación mas sofisticado y económico en violencia conocido hasta ahora. Que nosotros no sepamos que sucede, o como lo lograron y lo logran es solo testamento de la sutileza de su poder, y de nuestra inferioridad socio-política. Lo único que lleva a cierto equilibrio es el balance de poder entre los propios gatos (cuando saben que existen otros gatos. El gato que cree que esta solo en el Universo cree que es el amo del Universo).

Voy a escribir sobre gatos porque me parece menos tedioso y redundante que escribir sobre política, y porque creo que vamos a entender mas de política leyendo sobre gatos. Aquí voy a plasmar algunas de las relaciones dialécticas humano-felinas que me toco vivir y observar.