28 de junio de 2008

Quizás el más divertido video de gatos de YouTube

Es violentamente gracioso.
Me duele el esternón de tanto reirme.
Los primeros veinte segundos (aburridísimos) no te preparan para lo que se viene. O, quizás, sí.

Comida de gato. parte II. El león omnivoro

Seamos honestos. Los gatos comen un poco de todo lo que les interesa, y no hay mucho que podamos hacer al respecto. Es un tema de conversación apasionante entre los dueños de gatos, en el cual incluso pueden participar los civiles. Alto en la lista están el pescado y el pollo, pero el queso blanco y el yogur. Las aceitunas también.

Cuando adoptamos a Elías tuvimos todas esas conversaciones. Entre ellas, la de las aceitunas. Todos los dueños de gatos tarde o temprano escuchan este mito.

El mito de que las aceitunas son afrodisíacas para los gatos. Alguien, en una cena de pizzas comentó que en realidad eran energizantes, en realidad. Como prueba, le dieron 3. Elías era chiquito en ese momento. Con esa dosis, nos saltó encima sin parar hasta las 4 am.

Hoy con Tuki tuvimos una lucha libre. Yo estaba comiendo ensalada y Tuki estaba comiendo carne. Elías queria probar todo. Terminó siendo una pulseada para ver si comía más rúcula/zanahoria/papa/remolacha o vacío a la parrilla. Empatamos. Sorprendente, no?

Como Racing.

Ah, Tuki es de Racing, así que debo haber quedado con ganas de pelear un poco más.


23 de junio de 2008

the naming of cats, and tukis

Valga la aclaración: este post es medio retardado. Te tienen que gustar mucho los gatos y tenés que tener paciencia para los posts retardados.

Consider yourself warned.

Lo de decirle Tuki también empezó con un gato.

Mi amiga Barbarella tuvo un gato muchos años, y como muchos gatos, su nombre se fue metamorfoseando:

julian, julión, mulian, muli, mausuleo, chukiti mukiti tukiti poo y tuki

Los nombres eran intercambiables.

Pero tuki fue el que me robé.

Para los obsesivos: Tuki se pronuncia rápido, acentuando la u, con una sonrisa, y con voz de nenito. Tuki puede ser usado para muchas cosas encantadoras.

Valga una segunda aclaración. Yo también soy tuki. Pero Elías, nuestro gato, no es tuki. Raro, no?