11 de septiembre de 2008

Agresión!



Recordemos que Vivi había puesto como única pero no negociable condición que el gato fuera naranja, y yo había salido con ese objetivo a la vida.

Pero enfrentada al hecho que había conseguido un gato naranja, además de negar que rati fuera gato, Vivi se atrevió a negar que rati fuera....naranja! El segundo día lo inspeccionó y decidió que tenia las patas marrones y que iba a ser marrón. Se podían decir muchas cosas de Rati. Pero que no fuera naranja....

Por ejemplo:desde el primer día Rati fue muy violento. De golpe, me acordé que una amiga había tenido un gatito naranja hermoso pero psicótico.

Hice una investigación online, y llegue a un articulo de The Royal Society que decía que los gatos naranjas son mas violentos que los gatos de cualquier otro color.

Cuando se lo mostré a Vivi, dijo que debería haber hecho la investigación antes de traer un gato de ese color infame.


Orange cats are strongly suspected to be more aggressive than non-orange cats (Pontier et al. 1995).


La acusación de traer este gato se alternaba con la acusación de no haber traido dos. Así se cancelaban entre sí.

En un blog me encontre otra cita

Something like 75% of orange kitties are male. (And nearly 100% of them are insane in some fashion. )

Interesante información post-facto. Rati nos agredía todo el tiempo. Nos mordía las manos, los pies. La cara si estaba especialmente rayado.

Y sin embargo, estábamos todos fascinados con él. Era un rockstar. La gente lo tocaba aunque sabía que iba a ser mordida.