7 de febrero de 2010

Gatos Naranjas

Evita lo está dejando vivir a papino (lo que significa que no lo molesta absolutamente todo todo todo el tiempo). A cambio, papino alterna lamer y morder a evita cuando se acerca. Un solo corazón, lo que se dice.



Papino tuvo que volver al hogar porque gracias al calentamiento global ahora tenemos lluvia torrencial o 33 grados celsius, condiciones poco felices para los gatos naranjas. Unidos por el clima desfavorable, ahora están en coexistencia pacífica. Se les ha dado por juntarse a mirar por la ventana y decir "que barbaridad"



Hoy tuvieron un lindo dia así que salieron a retozar en la hierba. Le digo a vivi que están muy hermosos, que contrastan con el verde del pasto, a lo que contesta



"Si, ya se, yo no se porque hacen gatos de otro color"