6 de septiembre de 2010

Le placard




Fué mucho. Incluso para Elías

En 30 días, pasó de su casa, a la casa de sus abuelos, se subió a un avión, hizo inmigración en Estados Unidos.

Y cuando se estaba instalando, empezó la mudanza otra vez. Con Tuki desarmamos un departamento (dos años de porquerías propias e incontables años de incontables porquerías ajenas), lo subimos a un camión, y lo volvimos a armar en otro lugar

El departamento nuevo tenía beneficios claros para el felino (alfombrado) y beneficios no tan claros (una escalera. un room-mate brasilero)

Elías se adaptó rápido a todos los espacios. Pero esta vez hizo una huelga demostrativa y se encerró dos días en el placard. Quizás estaba señalándonos que mudarse cada 10 días no está bien.



Pero para mi que fue lo del camión lo que superó al felino. El viaja en avión! ¿que se creen?

1 comentario:

  1. Como novedad, sépase que elias ya está enamorado de las escaleras, y en cortejo con el brasileño.

    ResponderEliminar