15 de agosto de 2011

Papino isabelino

Papino volvió de una noche de gresca con un absceso, asi que tuvo que hacer una parada técnica en la veterinaria para limpieza y costura

Creiamos que era una bola infinita de irritabilidad y agresividad, pero nunca lo habíamos visto con cuello isabelino. Está hecho una fiera


Pobre papino, esta muy indignado con la vejación del cuello. Y solo pasó un dia de la semana que lo tiene que tener puesto

Le molesta para dormir, le molesta para comer. Pero no lo detiene de buscar rosca, especialmente con los perros, que decidieron que no lo reconocen con el cuello puesto y se ponen histéricos cada vez que lo ven



Para pasar el tiempo, se sienta al lado de la ventana donde lo pueden ver los perros y los provoca a través del vidrio

La solución de Vivi es colgar una manta para que los perros no vean a Papín y papin no vea a los perros.

Confieso que tenía cierto escepticismo sobre el sistema de la manta, mas apto para criaturas con menos capacidad de abstracción :



Pero parece funcionar con los perros, que se olvidan inmediatamente de papin y vuelven a jugar


1 comentario:

  1. No es ninguna bola infinita de agresividad ni nada que se le parezca, es distante y un poco malhumorado como todo hermano mayor con fantasìa de hijo ùnico.

    En este su trance amargo, por favor, un poco más de discreciòn y respeto para con Su Ilustrìsma Felinidad

    ResponderEliminar