11 de enero de 2013

Oferta y Demanda




Nadie entiende mejor que el felino las leyes de la oferta y la demanda. Algunos ejemplos

- Pide entrar. Pide salir. Pide entrar. Pide salir. Pide entrar. Le digo reportero de guerra, porque donde está la acción, esta el. Especialmente en el baño, especialmente con las visitas

-Llenamos el pote de comida del felino, le da gatorexia.  Deja secar la comida durante horas y horas y nos mira con desdén, como si estuviera por encima de temas mundanos como alimentarse (va a comer esa comida, va a ser en la oscuridad absoluta cuando nadie lo ve)

Pero si el pote de comida baja del volumen 5%  el gatito empieza a dar vueltas como un maniático que tiene alucinaciones por hambre

-Estuve engripada en casa. Después de algunos días solo en horario laboral, me imaginé que iba a apreciar la compañía. Pero no! se fue a dormir a la otra habitación

Cuando me prepare para salir a trabajar la mañana siguiente, empezó a hacer grititos de gatito huerfanito. Pobrecito!

-Uno quiere jugar con el gatito, el gatito esta grande para los juegos. Uno se sienta a hablar por teléfono/ en la computadora/ a hacer bricolage / cocinar, el gato necesita atención ludica inmediata. Hora de romper algo!

-Lo mismo con que el gatito duerma con nosotros. Si nosotros tenemos sueño, el felino toma un litro de guaraná. Si nosotros queremos movernos, el pequeño tirano se duerme plácidamente encima del cuerpo de uno y ahí nos quedamos, porque como lo vamos a levantar ahora que finalmente se relajó?


Pequeño spock se duerme placidamente encima de la garganta, 
que tradicionalmente uso para respirar



1 comentario:

  1. Cada gatito tiene derecho a sentarse en la yugular del duenio. Habrase visto quejarse.

    ResponderEliminar