11 de abril de 2016

Mientras tanto en japón: Neko Atsume

En los 90s aparecieron los tamagochis. En el siglo 21, ni siquiera tenemos un llavero físico: las mascotas virtuales se fueron a la nube, y viven en una aplicación movil





La premisa del juego Neko Atsume de coleccionar gatos es engañosa: en realidad se trata de armar un espacio agradable para los gatos virtuales, para que los gatos estén tentados a visitarlo.

Para hace un espacio invitador, el jugador agrega comida, juguetes, cajas. Los gatos aparecen y desaparecen, 100% mercenarios a los beneficios que encuentran en el espacio. Como pago por utilizar las comodidades dejan pequeños peces que luego se pueden usar para comprar más comida/juguetes/objetos gato-atractivos.

Capitalismo salvaje, vio?

Veamos la aplicación en acción




La aplicación cuenta con más de 100 mil descargas, y permite a los ansiosos usar dinero real para comprar la moneda que solo sirve para mejorar el espacio de los gatitos virtuales. Recordemos que no compramos los gatitos, los gatitos son totalmente libres de entrar y salir. El capitalismo felino también vota con los pies.

Esta nota del New York Times comenta en un desvarío metafísico:

Los gatos vienen, los gatos van; tal vez los ve, tal vez no . A los gatos no les importa. Tienen otras vidas, otros lugares para ver (...)  No se puede capturar a los gatos, sólo se preserva su memoria , por que la existencia es fugaz y nada, a excepción de nosotros mismos, es enteramente nuestro

En Febrero del 2015, Google Japón materializó el  Neko Atsume y realizó un livestream de una casa de gatos que tuvo un millón de vistas. Si realmente está intrigado por el Neko Atsume de la realidad, lector de gatosenelcampanario, lo invito a ver las 11 horas de video


No hay comentarios:

Publicar un comentario