21 de mayo de 2017

La Ley y el Orden: Custodia de gato



La justicia italiana ha intervenido para resolver una viciosa disputa de tenencia de un felino.

El gato negro y blanco de 4 años de edad, en el centro de la disputa, se llamaba Fiocco y pertenecía a una mujer que vivía en el barrio de Struppa, en las colinas de Génova.

Pero después de dos años con su propietaria original, Fiocco comenzó a pasar mas y mas tiempo en la residencia de un vecino.

El vecino lo llamó Tequila,  lo llevó al veterinario y contrató a una niñera de gato durante días que estaba fuera de la casa. Dos años más tarde, cuando se mudaba a una parte diferente de la ciudad, se llevo a Tequila con el.

 Entonces la propietaria original se puso en contacto con las autoridades locales y presentó una denuncia de robo criminal. Se abrió una investigación y se asignó el caso al fiscal Emilio Gatti (cuyo apellido es "Gatos" en italiano). Ordenó a los Carabinieri secuestrar a Fiocco-Tequila de su nueva residencia y devolver el felino en disputa a su dueña original.

Frente a un cargo de robo criminal y molesto por la confiscación de gato ordenada por el tribunal, el segundo propietario contrató un abogado de Génova para apelar la decisión del fiscal en un tribunal provincial. Él presentó evidencia - registros veterinarios, fotos y chats - mostrando que el gato, que no tenía un microchip, estaba muy bien cuidado por el.

Sostuvo que el gato estaba siempre con el y nunca volvió al vieja dueña, mientras que la dueña original sostuvo que el gato volvió varias veces en las horas de la mañana. El tribunal rechazó la acusación de robo y anuló la decisión del fiscal.

"La corte decidió que el gato debería quedarse con mi cliente porque no había ningún crimen , ni malicia, y fue la elección del gato permanecer con mi cliente" dijo el abogado del segundo propietario

La fiscalía debe ahora decidir si abandonar el caso o pasarlo a un tribunal civil. Tequila se ha reunido desde entonces con su segundo dueño, que estaba "muy feliz y agradecido" y planea pasar tiempo de calidad este fin de semana en casa con el gato.

Algunos tribunales están empezando a reconocer que la relación de uno con esta forma particular de propiedad conocida como la mascota de la familia es muy diferente de la relación de las personas con otras formas de propiedad y  se esta teniendo en cuenta otros elementos, distintos a la documentación de compra o adopción de la mascota, para determinar quien es el "cuidador primario" en caso de disputa

Fascinante, no lector?

1 comentario:

  1. En 16 Sutling Street, Chapel Hill, Brisbane Australia ocurrió algo semejante a principios de los años 80 pero el caso no llegó a los tribunales porque los dueños originales terminaron admitiendo desvinculación afectiva y renunciaron a paternidad

    ResponderEliminar